Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘*Mini historias’ Category

Los diez minutos

Suena la alarma de su despertador, y Mary , aun con los ojos cerrados y dormida, extiende su brazo derecho y coje el móvil que está justo en la esquina de su mesita de noche.

Todo está donde debe estar. Todo menos la hora que va adelantada diez minutos.

Dos años hace que sigue el mismo protocolo cada mañana con una primera alarma y diez minutos después, la última y definitiva.

Diez minutos por y para el único proposito de renovar su compromiso de lucha por Joe.

Pareciera una estupidez que esos preciados instantes de la mañana, en los que podría apurar últimos resquicios de sueño, ella los dedique a pensar que vale la pena.

Que debe intentarlo aún un poco más.

Una semana más, Mary, venga. Esta semana y ya está.

Un par de dias más Mary, un dia y lo dejas.

Y asi, dia tras dia, semana tras semana y mes tras mes. Durante los últimos dos años.

Son los diez minutos más puros y limpios del dia, cuando aún su mente no se ha visto contaminada por todo lo tóxico que va a tener que respirar en las siguientes horas.

Y entonces lo piensa, rememora, fija una imagen en su mente, de tal forma que parece real. Y oye palabras, el tono exacto de las palabras. El color de las palabras.

Y  si extiende su mano, toca. Siente, hay tacto.

Y sus labios se distienden con suavidad exquisita, dibujando una sonrisa con sabor a croissant de mantequilla recién horneado.

Vale la pena, Mary.

Se lo está diciendo la cara que la observa desde el cristal-espejo de la puerta de la cocina.

Vale la pena Mary. Sientelo así, siéntelo.

Cinco minutos quedan.

Mary se apresura porque el resto del día está entrando ya por la ventana y la hora de las magias desaparecerá,  llevándose con ella el postrer  aliento de fe de los buenos.

Un minuto más y Mary cierra los ojos  y dice por última vez : Vale la pena.

De momento solo ella lo piensa, pero hay luchas que valen. Valen la pena.

Licencia Creative Commons

Read Full Post »

/%20

LOS AMANTES

Los dos amantes y el gran perro,   se refugiaron de la tormenta en el viejo caserón que habia a las afueras de la gran ciudad.

A pesar de su evidente estado de abandono, ellos lo encontraron deliciosamente acogedor y ,cogidos de la mano, mojados y felices, recorrieron estancia por estancia ,buscando  lo que ni ellos mismos sabian.

Pinturas que conocieron mejores tiempos, jugaban una partida  cruel con restos de porcelana rota esparcida por el suelo.

De las alfombras con dibujos maravillosos, apenas quedaban algunos trozos enteros, y la  gran lámpara de araña del salón, era solo un amasijo de cristales sucios y rotos.

Cuando encontraron la habitación y se pararon en el umbral sin atreverse a entrar supieron que era allí. Tenia que ser alli

Forajidos de todos los mundos, de todos los universos exteriores. Prisioneros solo de ellos mismos. De sus cuerpos, de sus ojos, sus palabras y  sus gestos. Y perdieron toda noción de las horas y los dias.

Y solo cuando el ladrido de su complice, les despertó, la mañana les encontró exhaustos y felices.

Solo entonces se permitieron hablar con palabras.

-“A partir de hoy ,seremos compañeros  de viaje.

Para siempre, mi alma fiel ,seguirá  tus pasos, y tu mano firme evitará que caiga.

Desde ahora amarte será mi bandera y tus ojos mirarán por los mios.

Seremos una sola piel y un solo aliento.

Tu palabra y la mia nunca pronunciarán mentira alguna , y no permitiremos que el silencio nos separe.

La cobardia no dormirá con nosotros y nos obligaremos a luchar por preservar el amor que nos unió.

Ante la estrella azul que representa el tiempo presente y futuro, nos comprometemos a renovar nuestra palabra.

Cada año y en  este mismo dia, y si persiste el amor que hasta aquí nos ha traido, vendremos a decirnos que nos amamos y que el futuro será cosa de dos que aman en la misma dirección .

Y esperar y repetir   sin miedo estas palabras.:

.”Te quiero,compañera”

.”Te quiero, compañero”

Sin miedo, por y para siempre.

De aqui a la eternidad

Mi cruzA.S (2012)

Licencia Creative Commons

Read Full Post »

Una hoja en el calendario

                      EL ANIVERSARIO

 

Una fecha en el calendario. Eso debería ser unicamente.

Pero no lo era para ella.  Para ella, cuyos problemas con la memoria  ya empezaban a ser conocidos por todos cuantos la rodeaban y tenian cierto grado de intimidad.

Llevaba mucho tiempo luchando contra esas lagunas, contra esos vacios que no podía llenar más que con lágrimas de desesperación y rabia.

Durante mucho tiempo trató de ocultarlo y a veces funcionaba. Otras ,en cambio, la evidencia era tanta que convertía en inútiles todos sus intentos y se daba por vencida.

Se preocupaba porque no queria olvidar nada que tuviera que ver con él. Desde que se dio cuenta que todo su mundo habia estado girando alrededor de su compañero, no podia permitirse el lujo de olvidar ni un solo detalle del tiempo que habian estado juntos.

Y lo estaba consiguiendo, Se sentia orgullosa de ello y queria compartirlo ,enseñarle, como si de una niña pequeña se tratara, su trabajo bien hecho, Y por él.

Se acercaba el aniversario, el del día en el que todo cambió y su vida tomó el camino de un viaje sin retorno.

Aniversario de fe ciega. De dogmas. De confianza sin cuestionar.

Cuando le recordaba, no veia nada mas que unos ojos limpios que prometian eternidad en amor.

Cuando recordaba, veia sus manos prometièndole verdad, entregandole una nueva vida en la que no habria sitio para otra cosa que no fuera compartirlo todo.

Sin excusas, sin reservas.

Aniversario de piel, de ojos, de palabras, de amor sin más, Sin haberlo pedido. Así. Porque sí.

Compartirlo todo. Todo. Sin oscuridades .

Llegó el dia y ella esperó.

Después  apagó la luz. Su luz, y decidió que quizás no habia valido la pena luchar por su memoria.

Luchar por su amor, por sus deseos, por su entrega total a quien se prometió amar por el resto de sus dias. Por olvidar cada minuto que pasaba sola, olvidada de él y por él.

Por volver a mirar, muchos años más.. una hoja en el calendario y sentir que seguia amandole como aquel dia. O más. En su alma y con su cuerpo.

Luchar por la esperanza de sentirse otra vez compañeros y amantes

Día de aniversario en el que habia depositado la última de sus esperanzas de escucharle lo único que le devolveria su fe en el mundo. Y en el amor.

Al final del dia ,cuando iba a arrancar la hoja del calendario, decidió dejarla para que cuando la buscaran,, encontraran  una fecha marcada en rojo con una palabra :  Aniversario

A.S

Licencia Creative Commons

Read Full Post »

En el tiempo

Con la música de Mª Dolores Pradera, se durmió con el libro abierto sobre su pecho,justo cuando llegaba  al capítulo en el que  el Caballero dueño del Castillo de los Perros,decidia que era el momento adecuado para iniciar su experimento.

Se habia sentido fascinada por ese librito, desde que lo encontró en el rastro, en un cajón, entre enchufes anticuados, cargadores inservibles y bisuteria imitación a joya antigüa.

Su portada, de cartón duro, dejaba entrever un dibujo de un caballero vestido a la moda del diecinueve, con un sombrero de copa en una mano, y en la otra, el lazo que le unia a un enorme y precioso perro blanco..

Por un solo euro ,el libro fue suyo y se lo metió en el bolso.
Durante el trayecto a casa, tenia la extraña sensación del que acaba de adquirir una joya de  extraordinario valor y que debia extremar las medidas para protegerla,asi que se quitó el bolso en bandolera y lo abrazó con un abrazo, contra su pecho.

Se decidió  a tomar un café , mientras esperaba coger el tren de vuelta, y sacó el librito.

Se le escapó de las manos,cayendo al suelo abierto con las paginas hacia arriba.

La ilustración que mostraba , era la de un caballero dispuesto a saltar el muro que cercaba lo que parecia ser un jardín.

Recogió el libro y lo volvió a encerrar en el bolso.Pagó su café y cogió el tren .

Esperaba tener algún asiento libre e iniciar su lectura, pero no hubo suerte.

Cuando llegó a casa, colgó el bolso en la percha del recibidor y se dispuso a sus tareas, que eran bastantes y las ganas ,pocas.

En todo el día recordó el libro, hasta la noche ,después de la cena, en que se sentó en su sillón, con una café al lado y la luz cálida de la lámpara de la mesita.

Entonces se levantó , rescató el libro y tras el primer sorbo del café,abrió el libro.

La primera página de la izquierda, era un fotograbado de un caballero vestido a la usanza del XlX. , Y debajo lo que se supone seria su lugar y fecha de edicion.: Valencia 1894

La siguiente, tenia el titulo “En el tiempo”, y debajo, habia escrita, una dedicatoria:

“A ti, Amaranta, mujer que aun no conozco y que me dará la vida, a través de los siglos.Date prisa.Te espero. Tuyo B.Jb “

Dió gracias a que estaba sola en el comedor, porque dio un salto y el café se derramó sobre la manta.

Empezó a leer .Era una historia nada fuera de lo común, sin demasiado interés realmente. Típica novela romántica de la época.

Amores contrariados,diferencia de clases sociales, desmayos, damiselas, duelos,etcc.

Aún asi, la lectura le era entretenida,y ella estaba sintiendo afecto por el protagonista.

Era un caballero al que su padre queria desheredar por tener amores con una joven del pueblo.

En cierto modo, el curso de los años tampoco habian cambiado tanto los prejuicios.

Poco a poco, se fue identificando con el dolor del caballero y las tribulaciones de la dama .

Miró la hora. Tarde, era ya muy tarde y mañana tenia que madrugar.Pensó que deberia abandonar la lectura para el dia siguiente,… pero no podía.

Sentía una ansiedad rara, extraña. Como lo que se siente ante una espera de algo sumamente ansiado. No sabría definir  más.Pero no se fue a dormir y siguió con la lectura de una forma pausada .

Ese cosquilleo en su estómago, parecía bien instalado y no querer irse. Su respiración se volvió un poco mas agitada, mientras pensaba en el tiempo que llevaba ,realmente, escondiendo todo cuanto sentia.

Un segundo.

Solo cerró los ojos un segundo, podria jurarlo. Y al abrirlos alli  estaba él.

Vestido con su frac y su sombrero de copa en la mano, observandola con cierta sonrisa en su boca.

Petrificada, ella lo miraba a él, luego se miraba ella, (¿Qué hacia ella vestida con esa maravillosa bata blanca con encajes franceses?).

Su comedor …. Tampoco era asi.

El se agachó a recoger el libro caido en el suelo, al lado de su sillón.

Se lo tendió .

-“Ya estoy aquí, Amaranta. Vine en cuanto me llamaste, pero has tardado tanto…”

Ella ,con voz apenas audible le hizo la pregunta:

-“¿Vienes para quedarte?”

El caballero del sombrero de copa, tomando su mano, y depositando un beso en ella, le dijo solo si adivinas cual es el nombre que se esconde tras ese B.Jb.

Entonces ella se percató que hasta donde habia leido del libro, nunca se mencionó el nombre del caballero.

Licencia Creative Commons

Read Full Post »

Al alba

Julia Margaret Cameron
(1815-1879)

Se sienta frente a la ventana, tras las cortinas que dejan pasar apenas dos dedos de la luz de la tarde que ya acaba. No mira hacia la calle.

En realidad no mira a ningún lado,y permanece quieta durante horas, sumida en ese estado de  inconsciencia voluntaria. Ajena a todo, intenta pensar en la nada más absoluta.

Las últimas pastillas del tratamiento tampoco solucionan nada.

Pero ella ha decidido dejar de luchar contra sus fantasmas.

Que vengan si quieren, la puerta está abierta.

Los últimos años no han sido otra cosa que un interminable y agotador camino hacia lo que ya parece inevitable: su locura.

O eso dicen los médicos.

Que ha perdido la razón, que vive en un universo propio. Que ha inventado historias que nunca sucedieron.

Dicen que no es cierto que él existió ni que ella le amó. Que es una criatura de su imaginación.

Durante años .¿cuántos ya?,ha repetido una y mil veces la misma historia, y nadie la ha creido y las fuerzas se han ido agotando hasta quebrarse como un junco.

Le pedian alguna prueba, algún nombre ,algo que ayudase a hacer algo más tangible su historia.

Y ella les hablaba de un pato con pico amarillo, de pendientes con ojos de ambar, de rosas que crecian en corredores de la muerte.

Les contaba de historias con un piano de fondo.

Les hablaba de amor, de risas, de viajes juntos. De un chal marfil y de un perro blanco con un ojo de cada color.

Y fue inútil porque no pudo demostrar nada.

Les juraba que fueron solo uno y que se prometieron amor eterno . Más allá.

Y luego….nada.

No recuerda nada. Todo blanco,médicos, prisas. Oia llorar a su alrededor y no entendia que pasaba.

Al parecer todo ese lío era por ella, pero ¿Por qué´?, Ella estaba bien ahora, ya no dolia nada.

Después la llevaron a un sitio bastante bonito ,con un jardin al que la sacaban todas las tardes. Y luego comía, y dormia. Y asi un dia tras otro.

Recibia visitas y eran amables con ella. Un dia le llevaron flores porque era su santo.

Y luego, miraban el reloj disimuladamente y se iban.

Solo el médico nuevo, un joven con pelo largo, un turbante y pantalones de rayas de  mil colores, la ha mirado de una forma diferente.

Y una mañana, asi, sin más, se sentó a su lado en el banco del jardin.,y le habló.

Le dijo que a los demás podría haberlos engañado durante años, pero él se habia dado cuenta de algo. De algo importante.

Ella le miró ,muda  e interrogante.

“Maria, toda tu historia, que nadie ha creido, es cierta. Yo lo se, y tampoco puedo demostrarlo. Solo tú puedes, si quieres, Y ya no quieres.”

Ella, entonces,abrió su mano y le entregó el antiguo reloj que guardaba en ella, desde hace tantos años..

Y cantó bajito, suave y ronca,..”Al alba, al alba..quiero que no me abandones, amor mio al alba..”

Y dejó caer su cabeza cana sobre el regazo del joven y lloró. Hacia tantos años que no lloraba..

Le contó que le quiso, que le esperó y él la dejó atrapada entre las manecillas de ese reloj,rodeada de millones de segundos de mentiras. Que siguió esperando, hasta que un dia despertó con un sentimiento nuevo y desconocido para ella. Se apoderó de su vida, de sus actos, de sus pensamientos. Y la estaba destruyendo. Era el odio, la decepción,la desconfianza.

Eso es lo que él le dejó.

Y algo se quebró en ella y se creó su universo cerrado solo para ella.Nada ni nadie volvería a atravesar las blancas paredes de su mente.

Fue su forma de salvarles de ella. Y a ella de otros como él.

El joven médico le puso otra vez el reloj en la palma de su mano, la besó en la frente y le preguntó si queria salir del sanatorio y si podia hacer algo por ella

Maria negó suave,con una sonrisa y aún con su rostro arrugado mojado en lágrimas.

-¿Me traes el Alba?

A.S.

Licencia Creative Commons

Read Full Post »

Hay dias en los que desde que se levanta, ya sabe que no será un dia con un transcurso normal y rutinario.

Es esa sensación que la acompaña en el transcurso de las horas, y que no sabe identificar bien, pero que no es algo agradable

La tiene ahí, en la boca del estómago, molestando , haciéndose notar.

No. No es que le haya sentado mal la cena del dia anterior, ni que esté incubando algún virus de esos propios de la época.

Es algo intangible que le va oprimiendo el corazón y provocando esa  especie de ansiedad que siente el que espera no sabe qué, ni sabe por donde le van a venir los golpes. Pero van a venir,eso seguro.

Ansiedad, incapacidad de permanecer quieta en un mismo sitio, ni siquiera ocupandose en distintas actividades.No puede concentrar su atención en nada. ¿Por qué?

Pasan las horas y sabe que el nerviosismo no disminuye y entonces el estado de ánimo evoluciona a una tristeza que ya conoce bien.

Y se enfadas consigo misma más que con nadie. Porque deberia poder controlarlo y no lo hace. Y sabe que ,inevitablemente, fluctuará de la tristeza a la rabia y vuelta a empezar, Y ya no hace falta que busque más porque sabe la causa de todo.

Y piensa que maldecir el dia que su mundo se volvió del revés no va a servir de nada. Ya no hay vuelta atrás porque no perdona las mentiras. Ni la cobardia.

Toda su fe y su confianza en el ser humano,  se fue de la mano de aquel que se la devolvió un dia .

Llora, sentada en el banco del parque, con lágrimas calladas y silenciosas sin importarle las miradas de la gente que pasea. Con esa dejadez de la que sabe que ya poco tiene que perder.

Pasan los dias, los meses y los años, y ella sigue acudiendo a ese parque  a ver pasar las horas en un reloj que ya no funciona ,porque solo con su pulso le daba vida.

Cuando los inviernos son crueles y el viento del norte quiere llevarsela con él, alguien caritativo y con mirada  de lástima, se acerca a ella y la ayuda a levantarse y caminar

A casa, le dice. Ve  a casa.

Y entonces ella, mirando sin ver, les dice siempre lo mismo:

¿Por qué?

Licencia Creative Commons

Imagen encontrada Aqui

Read Full Post »

Un par de pendientes

 

Desde luego ,de lo que estaba  segura, es de que no pensaba volver a escribir ni una sola letra más.Sobre nada.

El motivo que le habia llevado a tomar esa decisión era tan complicado de explicar a nadie, que ni siquiera lo habia intentado, y durante mucho tiempo aguantó.

Hasta que una noche cualquiera, mientras veia ,dormitando, una serie de television, de esas americanas  tan de moda ultimamente, algo la hizo despertarse de repente y adquirir plena conciencia.

Se quedó pegada a la pantalla, sin saber que era exactamente lo que esperaba ver,hasta que un primer plano de la protagnista, la abofeteó sin previo aviso.

Eran los pendientes. Eran “sus” pendientes. Se levantó del sillón  y fue a buscar la cajita donde guardaba  aquellas pequeñas cosas que otorgaban un significado especial a algun minuto de su vida.

La cajita permanecia guardada, mejor diria, casi resguardada , entre las sábanas de hilo de su antiguo ajuar.

La sacó con reverencia, la contempló con ternura y la abrió, al fin,con cierto temor,

Y alli estaban. Ese precioso par de pendientes de plata, terminados en una  bola pequeñita de color jade. Sintió  que sus ojos se inundaban de lágrimas tanto tiempo contenidas , y con ellos en la mano, se dirigió al cuarto de baño , y frente al espejo se los puso.

Eran las 3 de la madrugada cuando se fue a dormir. Con los pendientes puestos. Como grilletes.

Cuando  despertó unas horas después, aun en su semiinconsciencia, lo primero que hizo fue mirarse al  espejo del armario que habia a los pies de su cama.

Y entonces, con una lentitud dolorosa, se quitó los pendientes, los guardó en su cajita.

Se duchó, se vistió  y salió de casa .

No le gustaba conducir, le daba un poco de miedo, pero condujo hacia la montaña, Pasó miedo cuando la carretera se dibujó llena de curvas amenazadoras, pero llegó al mirador que contemplaba toda la sierra con un precipicio a sus pies.

Sacó la cajita del bolso, la besó y la tiró al vacio, y la siguió con la mirada  hasta que desapareció para siempre.

Como una especie de funeral extraño, asi sintio que despedia el amor que alguna vez sintió en su corazon.

Le habia matado para siempre. Era una asesina

Asesina asesinada.

Buen titulo para un capitulo de su serie favorita

 

 

Read Full Post »

Older Posts »